Público y Pacientes

Infertilidad: Información

Azoospermia

La azoospermia es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado. Esto puede ser por obstrucción de la vía espermática (lo que imposibilitará la salida de los espermatozoides), o porque el testículo no fabrica espermatozoides.


El primer cuadro, denominado azoospermia obstructiva puede ser de origen congénito (por ejemplo la agenesia de los conductos deferentes), o adquirida por infecciones, traumatismo o ligaduras voluntarias (la vasectomía es un método anticonceptivo muy utilizado en algunos países).


La azoospermia no obstructiva (aquella en la cual la falla es testicular) puede tener causas genéticas, que consiste en la alteración de la información genética que una persona trae desde el nacimiento. Actualmente se conocen varios genes cuya alteración puede originar una azoospermia. La azoospermia no obstructiva puede originarse también por causas adquiridas durante la vida como ser las paperas que comprometieron los testículos, la exposición a altas temperaturas, radiaciones o medicamentos.

Ante un cuadro de azoospermia el médico primeramente buscará hacer el diagnóstico si es de tipo obstructiva o no obstructiva. Para ello se basará en una serie de estudios como son el espermograma, el examen físico, el análisis hormonal y los estudios genéticos. En algunos casos puede plantearse la necesidad de hacer una pequeña biopsia testicular para poder diferenciar el cuadro.


Las azoospermias obstructivas en algunos casos pueden intentar resolverse por microcirugía para hacer permeable esos finos conductos. En los casos en que esto no sea posible se procederá a efectuar una recuperación de los espermatozoides que fabrica el testículo pero que no pueden salir para utilizarlos en un procedimiento de reproducción asistida.


En las azoospermias no obstructivas hoy se conoce que el 50 a 60% de los hombres con este cuadro pueden tener fabricación de un número muy bajo de espermatozoides, pero que no llegan a aparecer en el eyaculado por ser muy escasos. Sin embargo es posible recuperar estos espermatozoides por un procedimiento similar a una biopsia testicular y una vez aislados se utilizan para una técnica de ICSI.


El desarrollo del diagnóstico y el tratamiento de estos pacientes ha posibilitado que la mayoría de los hombres sin espermatozoides en el eyaculado puedan tener hoy una posibilidad de reproducción.


En aquellos casos en que esto no sea posible la pareja podrá optar por utilizar semen de banco o por la adopción.



PROCREARTE está Certificado bajo las Normas ISO 9001.

Acreditado por la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida. Certificado por la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva.