Público y Pacientes

Conceptos de infertilidad

Metodología diagnóstica

Se deben evaluar todos los factores que están relacionados con la fertilidad, teniendo en cuenta que es fundamental el estudio rápido y simultáneo de ambos miembros de la pareja, tratando de llegar al diagnóstico en un lapso no mayor de dos ciclos.


También es importante destacar que la edad de la mujer condiciona en forma fundamental su capacidad reproductiva por lo que la misma será determinante en la celeridad del diagnóstico y el inicio de los tratamientos.


El diagnóstico se basa en el estudio de cuatro puntos fundamentales:


1. La ovulación.

2. La integridad anatómica y funcional del útero y las trompas de Falopio.

3. La correcta interacción de los espermatozoides con el aparato genital femenino.

4. La producción espermática.


1. Estudios de la ovulación

La mayoría de los ginecólogos usan la temperatura basal como el método más simple y rápido para averiguar con exactitud si la ovulación se produce con normalidad. Esta técnica tiene la ventaja adicional de ser barata y fácil de usar.


Para que se convierta en una ayuda diagnóstica debe llevarse el registro de la temperatura basal diaria. Debe tomarse la temperatura rectal a la mañana antes de levantarse y con un mínimo de 6 horas de reposo previo. Durante un ciclo ovulatorio normal se produce una pequeña caída de la temperatura seguida de un aumento sostenido de la misma que dura entre 12 y 14 días para caer de nuevo con el comienzo del siguiente período. La pequeña caída de la temperatura y su ascenso subsiguiente representa la ovulación.


Tal vez la forma más cómoda y rápida para diagnosticar la ovulación sea el dosaje plasmático de progesterona los días 22 ó 23 del ciclo.


La biopsia de endometrio es realizada el día 21 ó 22 del ciclo efectuando una toma lineal del endometrio para poder evaluar los cambios que se producen por acción de la progesterona que produce el ovario si es que hubo ovulación.


También existen otras disfunciones ovulatorias que son importantes de diagnosticar como la falla ovárica oculta, la que se diagnostica por la presencia de niveles de FSH plasmática anormalmente elevados el día 3 del ciclo y estradiol normal o bajo o bien FSH normal con estradiol elevado que enmascara la FSH alta.


2. Estudios de las trompas y el útero

Existen exámenes complementarios que permiten conocer la normalidad anatómica del tracto genital femenino y/o sus posibles alteraciones. Estos son la ecografía trasvaginal, la histerosalpingografía y la histeroscopía complementadas por la laparoscopía que permite mediante la introducción de una óptica la visualización directa de la pelvis y su contenido.


La ecografía trasvaginal es de elección para el diagnóstico de los miomas pudiendo determinar con precisión su localización, su tamaño y la relación con los vasos uterinos mediante la utilización del Doppler color.


La histerosalpingografía es una radiografía del útero y las trompas con una sustancia de contraste que se inyecta desde el cuello del útero. Brinda información sobre la permeabilidad tubaria y junto con la laparoscopía permite certificar malformaciones uterinas.


La histeroscopía permite la visualización directa de la cavidad uterina por vía vaginal a través del cuello uterino, usando una lente con luz y es útil en el diagnóstico y posterior extracción de pólipos endocavitarios y sinequias uterinas. La laparoscopía permite la inspección de la cavidad abdominal y de la pelvis por medio de una lente que se coloca por el ombligo. Permite evaluar los órganos genitales internos y determinar la presencia de adherencias y fundamentalmente la existencia o no de endometriosis.


3. Interacción de los espermatozoides con el aparato genital femenino

Esto se evalúa por medio de la prueba postcoital o Test de Sims-Huhner que permite diagnosticar la capacidad de los espermatozoides para llegar al canal cervical y sobrevivir en el moco. Para ello se obtiene en momento ovulatorio y luego de 5 a 15 horas de una relación sexual una muestra del moco cervical que se analiza para sus características físicas (consistencia, elasticidad, etc.) y la presencia de espermatozoides. Una prueba normal es aquella en que un buen moco cervical preovulatorio permite ver abundantes espermatozoides móviles y rápidos en la muestra microscópica


Si el estudio fue realizado en la forma y momento adecuado, es decir en la fase preovulatoria, un resultado alterado debe orientar a pensar en alguna infección a nivel del moco, ya sea Chlamydia y/o Mycoplasma, a un factor inmunológico, es decir presencia de anticuerpos antiespermáticos en uno o ambos miembros de la pareja, una alteración a nivel de los parámetros seminales o bien un déficit en la producción del moco.


4. Producción espermática.

El espermograma es el mejor estudio para evaluar la producción espermática. El hombre debe obtener una muestra por masturbación luego de 2 a 5 días de abstinencia sexual. En un espermograma se evalúa principalmente el volumen eyaculatorio, el número de espermatozoides su movilidad y su morfología.


Se considera un espermograma normal cuando hay una producción mayor a 20 millones de espermatozoides por ml con una movilidad mayor al 50% y que más del 30% de los espermatozoides sean normales.


Cabe destacar que un varón normal puede tener grandes fluctuaciones en su producción espermática. Por lo tanto no debe hacerse un diagnóstico definitivo con un solo espermograma que no alcance las cifras normales. Además la concentración y la movilidad espermática pueden reflejar cambios de salud en el hombre que daten de hasta tres meses antes de obtener la muestra, ya que éste es el tiempo que necesitan los espermatozoides para formarse.


Las alteraciones en el espermograma orientarán al estudio de los distintos factores (pretesticular, testicular, postesticular) por medio de distintos exámenes como son los dosajes hormonales, cultivos, ecodoppler, genéticos, etc.




PROCREARTE está Certificado bajo las Normas ISO 9001.

Acreditado por la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida. Certificado por la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva.